Turismo Histórico

El turista actual cada vez más prefiere pasar sus vacaciones en lugares que le reconforten en un todo, ya sea tanto física como intelectualmente. Por esto, la demanda turística crece hacia destinos poco tradicionales, esto es, cada vez en mayor proporción, el turista tiene como objetivo el turismo histórico – cultural.

Este tipo de turismo llevará, entonces, a que los destinos turísticos deberán afrontar el gran desafío de revalorizar su Patrimonio Histórico – Cultural y Natural en pos de lograr que éstos se transformen en parte de los atractivos que busca el turista y permitan que éste aumente los pernoctes y gastos diarios promedio que realiza en el destino.

Se trata de revalorizar no tan solo un museo, paisajes, obras de arte, sino que también hechos históricos ocurridos en la localidad, industrias que se encuentren en la actualidad funcionando o que en algún momento participaron en el desarrollo local, las comidas, fiestas populares del lugar o la región, entre otras muchas cosas.